← Controversia en la blogocosa | ↑ Principal | ¿Cómo llamar a la persona que usa un objeto de diseño? →

Cinco lecciones que aprendí vendiendo lotería instantáneaArtículos

Escrito por Mark hace más de un año | 19 comentarios

En dos veranos durante la preparatoria vendí raspaditos de la Cruz Roja en un supermercado, ya saben, esos boletitos que se rascan y te ganas algo si tienes suerte. Aprendí bastante, relacionado solo tangencialmente con el diseño (en el aspecto de la psicología del consumidor—aunque odio ese término).

1. Las personas que llevan prisa jamás te van a comprar

Algunas personas consideran ir al super una tarea, para otras es un placer. Lo que debes de hacer es llegar sólo con la gente que está ahí para perder el tiempo. Mi técnica era esta: ponía los boletos sobre una mesa poco antes de la salida, y permanecía de pie junto a ella observando a la gente pasar. Sí la persona caminaba con paciencia me acercaba a ofrecerle un boleto—"¿Hola, gustas comprar un raspadito a beneficio de la Cruz Roja?" con la sonrisa y voz más amable que pudiera hacer (o sea, no mucho). No necesariamente me compraban un boleto, pero siempre declinaban la oferta educadamente, si no es que se quedaban a charlar tantito.

Ahora (por lo menos en México) hay un montón de chavos ofreciendo tarjetas de crédito en todos los supermercados y plazas comerciales. Lo hacen indiscriminadamente, sin tacto y de manera casi agresiva. Aunque entiendo lo que es trabajar bajo comisiones y estuve en su lugar, no condono lo que hacen, están perdiendo su tiempo y el de mucha gente. Enfócate solo a los que no les molesta que les quites un minuto de su tiempo.

2. Existe una demografía del comprador de lotería

Cuando leí Por qué compramos de Paco Underhill me vi asintiendo en muchos puntos, pues era perfectamente extrapolable a mi experiencia vendiendo lotería.

Hombres solos: ni pienses en venderle lotería a un hombre que va solo. Sólo van al super a comprar cosas específicas y salen de ahí disparados. Los hombres que van acompañados de otros hombres solo van a comprar alcohol y tienen prisa para llegar a la fiesta, tampoco lo intentes.

Hombres acompañados de su pareja: si es joven y va con su novia, es medianamente probable que te compre, pero se lo tienes que ofrecer a él. No es una cuestión de machismo, más bien es de inseguridad. Volteará a ver a su novia para ver si lo aprueba (después de todo son unos mandilones) y la novia dirá "como tú quieras amor", lo cual significa "cómpralo, a ver si así ya te alcanza para que nos casemos".

Hombres acompañados de su familia: comprador fácil. En este caso sí es una cuestión de machismo. Como bien lo menciona Underhill, el hombre es el proveedor y también un pésimo administrador del hogar. Cuando se lo ofreces volteará a ver a su esposa y a los hijos, no importa tanto la reacción de la esposa como la de los niños. Si no están distraídos con el helado que venden en el puesto de junto, ya tienes una venta hecha.

Mujeres: las mujeres, siendo buenas administradoras, son pésimas compradoras de lotería. Sin embargo, también les gusta hacer donativos para causas buenas (como lo es la Cruz Roja). A veces sacaban alguna moneda pensando que estaba solicitando donativos, pero les explicaba que era lotería a beneficio de la Cruz Roja, lo dudaban un momento pero casi siempre terminaban comprando.

Niños: para participar en cualquier tipo de lotería necesitas tener más de 18 años. Sólo le puedes vender a los niños a través de sus padres.

Abuelos: en México a la gente de la edad dorada le encanta la lotería nacional, en España se la pasan jugando en las tragaperras, y en Estados Unidos se deleitan jugando bingo. No sé porqué a esta edad los juegos de azar se vuelven interesantes, pero de cualquier manera son excelentes compradores. Además, siendo retirados, se toman la vida con mucha calma, agradeciendo cualquier distracción que les puedan dar, aún siendo un molesto chaval vendiendo lotería. Así que—aunque no te compren—tal vez se queden platicando contigo un rato, lo cual es de agradecerse porque también es aburrido este tipo de labor. Alguna que otra vez te encontrarás algún abuelito gruñon, pero no es común.

En cuanto al nivel socioeconómico nunca noté una diferencia significativa, solo evité ofrecerle a la gente que parecía estar en más aprietos económicos. En parte porque creía que no me iban a comprar, y en parte porque sabía que las probabilidades no estarían a su favor.

3. Nunca esperes llevarte un premio gordo

Trabajé unas 18 semanas en total, al día vendía en promedio tal vez 300 boletos. En total debí de haber vendido cerca de 27,000 boletos. Para redondear y universalizar cifras, digamos que cada boleto valía un dólar. Nunca di un premio superior a 20 dólares, y eso que la lotería de la Cruz Roja era de las que más premios tenían, pues no pagaban impuestos por ser una institución no-lucrativa y una parte la reinvertían en más premios. O eso me dijeron, quién sabe.

4. En lenguaje corporal importa mucho

Un buen día llegué crudo (con resaca) a trabajar, me la pasé sentado y no le ofrecí a nadie. Tal vez era mi aliento, pero ese día vendí una tercera parte de lo que vendía normalmente. Otro día decidí que, como en la mañana siempre vendía poco, me llevaría un libro para esos tiempos muertos. Vendí como 30% menos esa semana, pero valió la pena, el libro estaba muy bueno.

La postura correcta es estar de pie junto a la mesa de venta (no atrás), estableciendo contacto visual con las personas que van pasando, y tratar de parecer amistoso. Los días que es indispensable que hagas esto todo el día: días de paga (quincena) y domingos.

5. Es posible que el vendedor haga un poco de trampa

Te entregan paquetes con 100 boletos. Cada paquete vale 100 dólares, y trae inevitablemente 40 dólares en premios estructurado de dos maneras diferentes, los distinguías porque un tipo de paquete llevaba un premio de $20 y el otro tipo de paquete llevaba dos premios de $8. Ahora, si eres disciplinado, puedes llevar la cuenta de qué premios han salido, y si te quedan pocos boletos, puedes inferir qué boletos son los que quedan, y si te conviene venderlos o rascarlos tú mismo. Todo gracias a que el 99.9% los rasca ahí mismo (probablemente sólo me entiendan los jugadores de cartas y dominó).

Nunca lo hice estadísticamente, pero sí llevaba en la cabeza cuantos premios grandes había dado. Así, si me faltaban por vender diez boletos de un paquete, y ya me había dado cuenta de que era del tipo que tenía un premio de $10 y todavía no había dado ese premio, los rascaba yo mismo (porque, aunque saliera tablas, me daban el 10% comisión por cada boleto). Lo sé, es de mal gusto, pero en realidad era raro que un premio grande quedara hasta el final. Lo habré hecho tres veces, máximo. Y en una ocasión salí perdiendo porque había contado mal.

Un bonus respecto a las promociones

Cuando vayas a la tienda y abras una pepsi con su súper promoción de un millón de dólares, no te hagas muchas ilusiones. Si ya la tienes abierta y en la mano, y no se te ha acercado nadie, no ganaste. No se pueden arriesgar a que se la lleven a su casa y tiren la corcholata por ahí, pues tendrían que donar el dinero al gobierno. Lo que en realidad sucede es que llega un interventor de gobernación con la empresa, le dan una lista de tiendas (generalmente las que más venden el producto) van a alguna que escoja el interventor, y le explican al dependiente que van a "plantar" un producto premiado.

Esperan a que alguien tome el producto y lo pague. Se le acerca un representante de la empresa junto con el interventor, y le preguntan si ya conoce la promoción. El afortunado responde que sí/no, le explican la promoción y le pidan que abra el producto "para ver si se ganó algo" y voila! ahí está tu premio gordo. Es por eso que los ganadores nunca son meseros de restaurante, pues tendrían una ventaja enorme.

Comentarios Escribe un comentario

Escrito por:
Isaac Sunyer
Mayo 16, 2008 6:29 AM

Muchas gracias, has conseguido que superara muchos traumas infantiles/juvelines:

* Nunca conseguí vender ninguna pulsera "homemade" a nadie (que no fuera de la famiñia, claro está)

* Nunca conseguí vender niguna aspiradora en mi primer trabajo. Duré un par de dias.

* Nunca se me acercan en los supers si voy solo. Casi ni me piden la targeta cliente. Tengo cara de hombre con prisa.

* Nunca me ha tocado ni un sorteo.

Escrito por:
Marcos
Mayo 16, 2008 3:21 PM

Yo soy scout,
y solia tener que ir a vender tikets para eventos,
o porciones de locro o empanadas
y eso si que era un problema para vender!
pero las viejitas del barrio siempre compraban!

Escrito por:
ceronne
Mayo 16, 2008 4:27 PM

Definitivamente el punto 4 ayuda mucho. En la escuela, estando en la Federación de Estudiantes de mi carrera, teníamos que vender boletos para sacar dinero para compra de lockers. El hecho de llegar amistosamente con gente que no conocía trajo frutos (compras)

Escrito por:
Juancho
Mayo 17, 2008 11:57 AM

Notables 4 puntos!

Un gran Saludo

Escrito por:
Anónimo
Mayo 17, 2008 1:30 PM

Estoy de acuerdo con lo de los chavos que venden tarjeta... ah, pero que diferencia con las doñas de las garnachas en los mercados populares que te andan gritando para que te sientes con ellas... :)

Interesante lo del punto 2. En cuanto al supermercado, y también el gym, son dos buenos lugares para hacer este tipo de análisis. Por ejemplo, me ha tocado ir a un super de 24 hrs y la primera vez, sí me preguntaba, quién va a comprar a esa hora? Pero el perfil del consumidor se marca bastante en situaciones como éstas.

Del punto 4, y regresando con los chavos de las tarjetas, pues es verdad que nunca están atrás del módulo, pero sí es cierto que no muestran una actitud calmada, sino que a veces, incluso de hacer contacto visual con ellos... a mi me ha pasado que me quedo viendo el módulo pensando en "la tarjeta" y entonces abruptamente te interrumpen con el "speech" y como enfado les dices simplemente NO.

No sabía lo último... Interesante.

Escrito por:
Cristina
Mayo 18, 2008 4:54 PM

Gracias! me has recordado que dejé el "Por qué compramos? " a medias hace ya un par de años. Es genial y para todos los niveles.

¿ Hombres solos ? jeje tú envíales una chica con gran sonrisa y corta minifalda, verás qué resultado. Incluso Isaac hubiese vendido aspiradoras.

Punto 5: dime dónde y cuándo van a vender otra vez. Volando voy.

Bonus : ¿ de verdad funciona así ? :O

No he trabajado nunca a comisión. Pero sea como sea, por muy duro que resulte, sin amabilidad y buen humor tu amigo no va a vender ni duros a tres pesetas. Mejor se dedique a otra cosa.

¿ qué tiene de malo el término psicología del consumidor ?

Escrito por:
webo
Mayo 20, 2008 12:07 PM

ehm ¿no te gusta más "comportamiento del consumidor" en lugar de "psicología del consumidor"?

La prisa también aplica para la sección de perfumería en las tiendas departamentales, caminiar con prisa y por en medio del pasillo evita que termines oliendo como baño de terminal barata, o a patchouli jajaja.

Escrito por:
German
Mayo 23, 2008 2:44 PM

Muy interesante el super analisis Mark, para que vean que estoas madres si se pueden aplicar.

Jajaja, Mark, no es por nada, pero simplemente no te imagino siendo "amistoso" con extranios. Am sorry, es algo que tendria que ver para creer, jajaja.

Y aparte, QUE PEDO con tus instrucciones para robarle a la Cruz Roja???? Donde esta La Bohemia y sus altos estandares morales cuando los necetiamos de verdad??? Asshhh!!! Jajajaja. Saludos!

Escrito por:
jotapg
Mayo 31, 2008 12:56 PM

lo de que los abuelos de españa se gastan la pension en tragaperras, no se con el euro uy lo poco que suben las pensiones me da a mi que no o almenos en mi barrio

Escrito por:
ElHetor
Junio 6, 2008 7:33 PM

A mí en lo particular me enfada que se me acerquen a tratar de venderme algo, independientemente de la actitud de quien lo haga. Supongo que es la reacción del cliente que nos enseñaron en mercadotecnia: a la gente no le gusta que le vendan, le gusta comprar. Buena la técnica de pasar con actitud de llevar harta prisa por los pasillos de perfumería, pero también ayuda el ceño un poco fruncido XD.

Escrito por:
oscar
Junio 7, 2008 12:16 PM

osh ...yo quiero ganar la loteria ...
y gasto y gasto y gasto..y sigo gastando...

Escrito por:
Para Oscar
Mayo 9, 2009 7:21 AM

De donde eres Oscar? Yo estoy vendiendo lotería xD Te podría vender cientos de boletos, gasta gasta gasta gasta, y sigue gastando :D

Escrito por:
betty cansuela
Septiembre 30, 2009 5:52 PM

que les pasa a estos parchitas que uno les pregunta una broma y le salen con una respuesta incoherente

Escrito por:
marcelo handal
Enero 26, 2011 9:59 AM

Deseo participar en loterias instataneas para ver como me va el la suerte

Escrito por:
marcelo handal
Enero 26, 2011 10:01 AM

deseo participar en los juegos

Escrito por:
diaz99
Junio 6, 2011 12:52 PM

El articulo si es interesante para nosotros que estamos en el medio, gracias por la aportacion.

Escrito por:
Yayo
Junio 6, 2011 1:05 PM

Escriben buenas cosas siempre! Ya me tienen de fan! saludos!

Escrito por:
ZRo
Octubre 12, 2011 5:51 PM

jajajajaaa me reí mucho con lo que escribiste y si tienes la razón en muchas cosas jajaja saludos !!

Escrito por:
Lola
Diciembre 1, 2011 3:05 PM

La pagina es buenisima y espero vender la loteria que me queda en las proximas horas gracias a tus consejos.

saludos

Escribe un comentario

Los comentarios están siendo monitoreados por exceso de spam

(opcional)

(opcional)